dilluns, 28 de novembre de 2016

Están locos estos romanos... o luchando desde abajo por la sostenibilidad

1. "EN UN LUGAR DE LA GALIA"... (léase València...)

En alguna ocasión nos hemos ocupado en este espacio virtual de lo incongruente que resulta que España importe del orden de 50 a 60.000 millones de euros al año en energía (hecho que desequilibra la balanza comercial de forma relevante) existiendo como existen fuentes renovables de energía de las que andamos sobrados (por citar dos, energía solar, y biomasa...). 

Pero, dado que gusta este país de hacer bueno aquello de "Spain is different..." es una realidad triste y cotidiana que las grandes compañías eléctricas ejercen un férreo oligopolio y que nos vamos quedando atrás respecto a otros países más avanzados de nuestro entorno. Un ejemplo: si te quieres comprar un coche eléctrico, de momento lo puedes hacer si vives en zonas urbanas. 


Puntos para la recarga de vehículos eléctricos en España. Fuente: Electromaps

Afortunadamente existen notables excepciones, como la isla de El Hierro, cuya política energética supone un oasis en este desierto pero que por desgracia no es lo habitual. Pues bien, en Valencia, concretamente en el municipio de Serra, a los pies del Parque Natural de la Serra Calderona, existe una aldea de "irreductibles galos" que resiste a la dominación de los combustibles fósiles


En un rincón de València resiste una aldea al dominio de las grandes eléctricas luchando por su soberanía energética renovable frente a al dominación del Imperio Fósil. Fuente: Dalmau - Rovira, 2016


Su poción mágica es el ingenio, el tesón y el esfuerzo de las personas de Serra que durante años han trabajado duro para sacar adelante un proyecto que, sin duda, constituye un modelo a seguir en la escala local. Y todo ello ha salido adelante con muchas dificultades... ¿para qué ponerlo fácil si podemos ponerlo difícil?... pero pese a todo el municipio de Serra ha conseguido algo que algunos siguen poniendo en tela de juicio.

Imagen publicada por European Biomass Association (http://www.aebiom.org/) sobre el proyecto de Serra (Valencia) y el técnico responsable, el ingeniero Juan José Mayans. Fuente: AEBIOM


2. EL PROYECTO DE SERRA. UNA APUESTA POR LA SOSTENIBILIDAD AGROFORESTAL A ESCALA LOCAL.


Serra es una localidad valenciana de apenas 3.142 habitantes (según el censo de 2015) de la comarca del Camp de Túria ubicada en el corazón del Parque Natural de la Sierra Calderona. Uno de los espacios forestales valencianos de mayor valor. 

El 95% de su superficie (5.730 hectáreas) se encuentra dentro del Parque Natural. La mayor parte de su territorio es de carácter forestal (más de 4.800 hectáreas), y además, cuenta con un riesgo de incendio medio - alto, por lo que el uso del fuego en determinadas actividades supone una amenaza tanto para el parque, como para la economía (por la destrucción del paisaje). 

Vista aérea del entorno agroforestal de Serra (València). Fuente: Google earth


El proyecto local de aprovechamiento de la bioenergía de Serra se marcó como objetivo por una parte reducir los gastos de gestión de los residuos verdes mediante la conversión de los residuos de jardinería, agricultura y forestales (procedentes fundamentalmente de trabajos de prevención de incendios) en biocombustible adecuado para usos locales. 

Fuentes de obtención de biomasa. Fuente: Medi XXI GSA


Con el objetivo de dotar al proyecto de viabilidad económica, uno de los primeros aspectos que se concretó fue la necesidad de activar la demanda local del producto. Sin la pata económica la sostenibilidad queda coja. Así pues bajo esta política el primer paso fue transformar edificios públicos en instalaciones de consumo de biomasa reemplazando las fuentes de calor tradicionales, basadas en combustibles fósiles (no renovable), por calderas modernas que demandaban biomasa vegetal (renovable).

Con la demanda de producto activada, se inició un proceso orientado a convertir los residuos verdes (entendiendo que eran un subproducto, y no un desecho) en un combustible sólido del que obtener energía: pellets de madera de procedencia local. Aquí una secuencia de imágenes del proceso seguido. Sencillo, pero eficaz.


1. Acopio de restos. El Ayuntamiento facilita a la ciudadanía la recogida de los restos. Fuente: Medi XXI GSA



2. Los restos vegetales (incluidas hojas, ramas...) se trituran. Fuente: Medi XXI GSA

3. Los restos vegetales (incluidas hojas, ramas...) se dejan oxidar y secar hasta que los niveles físicos y químicos de la astilla son los que interesan para el proceso.  Fuente: Medi XXI GSA

4. A través de una tolva los restos vegetales ya triturados se introducen en la planta de tratamiento ubicada en una parcela propiedad del municipio. Fuente: Medi XXI GSA



5. Tras el procesado en planta lo que era un "residuo" acaba siendo un producto con precio de mercado que se puede vender y que suministra calor al propio municipio. Fuente: Medi XXI GSA

5. Caldera ubicada en la planta de instalaciones del Ayuntamiento de Serra. Calefacción de kilómetro cero. Fuente: Medi XXI GSA

6. Una muestra del producto una vez finalizado el proceso. Fuente: Medi XXI GSA.



Después de cuatro años de pleno funcionamiento, los resultados son positivos (y sostenibles): 

  • Ahorro medio anual en gestión de residuos verdes: 25.000 €
  • Ahorro medio anual de energía eléctrica: 16.000 €
  • Ahorro económico total para el municipio (4 años de funcionamiento): 164.000 €
  • Energía total de las calderas de la biomasa: 100 kilovatios (250 kilovatios en invierno 2016-2017)
  • Toneladas de pellets de madera producidos / consumidos (por año): 50 toneladas.
  • Reducción total de emisiones de CO2 por no uso de energía eléctrica: 100.000 kg.
  • Hectáreas gestionadas mediante obra forestal para prevención de incendios forestales:130 ha.
  • Empleo creado en planta de producción de pellets de madera: 2 personas. 
  • Empleo creado por obras de prevención de incendios forestales: 6 personas.

Todo ello con producto local, y mediante una inversión en el entorno de los 150.000 euros, tras una buena planificación y mucho esfuerzo de las persona implicadas. ¿Verdad que no parece tan complicado? Pues por desgracia, lo hacen complicado... pero bueno, en Serra lo han conseguido, y por ello hay que poner el proyecto en valor.


3. CONCLUSIONES.

En Serra lo han conseguido. Los "irreductibles galos" han sustituido la calefacción eléctrica o de gasóleo por una fuente renovable que genera trabajo, crea riqueza, previene incendios y contamina menos. 

Mientras, otros (los romanos), siguen a lo suyo. Dan igual el cambio climático, la pobreza energética, los incendios forestales o la balanza comercial. Lo que importa es que ellos, una minoría egoísta e insostenible, sigan viviendo a cuerpo de rey a costa de la mayoría. 

El balance, según datos municipales, es más que positivo. Por una parte están los 41.000 euros de ahorro al año en tratamientos de residuos y energía. Mejor gestión a escala local y amortización de la inversión (pata económica). Por otra parte está la fijación de población a un entorno rural mediante la creación de empleo (Ocho empleos directos creados con unas condiciones laborales dignas y un horario razonable. Pata social). Y finalmente, pero no menos importante 130 hectáreas de bosque gestionado -y más protegido frente al fuego- en una zona de gran valor ecológico (pata ambiental) por no hablar del ahorro en emisiones de combustibles no renovables...

Podemos fijarnos en ejemplos así, o podemos seguir, como si no pasara nada. Se necesita un cambio de percepción especialmente de los "ecologistas urbanocéntricos" (Delgado, 2016) en pro de una política agroforestal seria y dotada de presupuestos. Se necesitan medidas orientadas al Pago Por Servicios Ambientales que permitan a los que aún resisten en el medio rural ganarse la vida. Y se necesita dejar de dar la espalda al mundo rural. Vivir todos en ciudades es una opción... ¿pero es la mejor? ¿la única? 

Si se quiere prevenir de forma efectiva el problema de los incendios forestales hay que hablar de pedagogía, de economía, y de alternativas para ganarse la vida sin tener que sobrevivir en un entorno rural. 

De momento ganan los egoístas insostenibles. Aunque algunas "aldeas galas" resisten, y empiezan a conquistar territorios. Pero "this is Spain..." y es que como diría el protagonista de los cómics creados por Goscinny y Uderzo... están locos estos romanos...



PD: Si os interesa el tema, y queréis invertir unos 50 minutos entendiendo el contexto del problema, os recomiendo que veáis este documental de Crónicas, de La 2 de TVE. Un trabajo fantástico que toca todos los palos del problema. No os arrepentiréis. 






[2] Universitat Jaume I. In2Rural

[3] TVE - LA 2 - Programa Crónicas

divendres, 11 de novembre de 2016

Dejadez urbano - forestal o "la culpa fue del cha, cha, chá..."

Cuando uno lleva años trabajando en un sector cree haber visto muchas cosas. Pero la tozuda realidad tiende a sorprender, cada vez más, con determinadas actitudes de propios (profesionales) y ajenos (ciudadanía) en aquello que atañe a los incendios forestales y las responsabilidades de cada cual. 

Esta mañana (11/11/2016) ha aparecido en prensa una noticia que al más puro estilo #CipresesARDEN (léase sensacionalismo periodístico orientado a conseguir clicks (equivalente 2.0 de vender periódicos) a costa de la espectacularidad) anuncia que han denunciado al Consell (Generalitat Valenciana) y el Ayuntamiento de Xàbia. 

Para empezar, el titular es falso. Al parecer nadie ha denunciado nada. Simplemente, un particular con formación forestal ha presentado una solicitud de investigación. De ahí a interponer una denuncia, hay un trecho. 

Extracto del documento presentado ante la Fiscalía de Medi Ambiente de Alicante. Fuente: www.javea.com

De todos modos, por desgracia, una parte de la prensa hace tiempo que dejó de informar para publicar "cosas" que llamen la atención de unos lectores saturados ante tantos sucesos. 

Lo triste es que el camino iniciado por esta denuncia no lleva a nada positivo. Dice el saber popular que "más vale un mal acuerdo que un buen pleito..." o que "pleitos tengas, aunque los ganes...". Y precisamente porque este tipo de saber suele atesorar bastante sentido común, conviene escucharlo. 

Incendio Forestal de Xàbia 2016. La presencia de zonas de Interfaz Urbano - Forestal supone un riesgo para los propietarios de las viviendas, y para el operativo. Fuente: Levante - EMV.



¿De quién fue la culpa del incendio forestal de Xàbia? Del Cha,cha,chá...

En primera instancia la prensa "informó" de que un vecino había grabado al pirómano... 

Noticia aparecida el día 07/09/2016 y firmada por Alfonso Padilla. Fuente: Levante-EMV.

Analicemos por un momento. Afirma de forma contundente, sin dejar lugar a dudas, que un vecino grabó al pirómano.  Al día siguiente, el mismo periódico publicó que el Servicio de Protección de la Naturaleza, SEPRONA, de la Guardia Civil, creía que podía haber sido una colilla... 

Noticia aparecida el día 08/09/2016 y firmada por Alfonso Padilla. Fuente: Levante-EMV.

Luego, al cabo de un tiempo, cuando los profesionales de la investigación de causas (disciplina poco reconocida, pero fundamental a la hora de atajar mitos y leyendas varios) determinaron que la causa fue una colilla... de forma fehaciente. 

Noticia aparecida el día 06/10/2016 y firmada por la Agencia EFE. Fuente: ElDiario.es


Por tanto, y para empezar, "la culpa" (causa de la ignición) fue una colilla. Un despiste. Una negligencia. Una estupidez humana, como tantas otras veces. Ni manos negras, ni pirómanos misteriosos, ni pepinillos en vinagre. Un cigarro mal apagado. Sí, en el siglo XXI. Lamentable, pero cierto. Como en 2012, cuyos grandes incendios fueron causados por negligencias. 

Primer culpable evidente: el negligente.

Pero sigamos el análisis. Respecto a la "no denuncia" que han publicado los periódicos. Ante cosas serias se requiere seriedad (más de la que se atesora en muchos casos) y rigor. Y la Protección Civil es una cosa muy seria y requiere rigurosidad. 

Por ello, ante el hecho de que alguien que dice ser ingeniero forestal ponga este tema en manos del Fiscal, y se permita el lujo de acusar exclusivamente a las Administraciones Públicas, se puede afirmar que además de ser un acto contraproducente, no soluciona en absoluto el problema de base, genera un escenario poco favorable para su resolución y además, es injusto e irresponsable.

Por establecer un símil: Es como si se culpara solamente a los Gobiernos de los países del Cambio Climático. ¿Usted va en coche a todas partes? ¿Utiliza energías no renovables? ¿Qué alimentos consume? Pues mire, es que va y resulta que usted también tiene una parte alícuota de responsabilidad en el cambio climático.

Lo que pasa es que es más sencillo, más cómodo (e infinitamente más irresponsable) culpar de todo "al Gobierno" y santas pascuas. Pero no. 

Un vecino contempla los efectos del incendio forestal. ¿Por culpa de quién se quemó su casa? Fuente: Levante - EMV

¿Es legítimo que alguien a quien se le ha quemado la casa exija responsabilidades? 

Por supuesto. Faltaría más. Pero para ser serios y rigurosos, normalmente cuando se quema una vivienda en una zona de Interfaz Urbano - Forestal los propietarios de los terrenos y de las viviendas tienen una parte alícuota de responsabilidad. 

Lógicamente, si usted quiere vender un seguridad contra incendios, es mucho más "popular" echar la culpa al Gobierno (en plan italiano... "piove, porco Governo...") pero no nos pagan (al menos a algunos) para ser populares. Si no para ser honestos, serios y lo más profesionales que nuestras posibilidades nos permitan. 

Llegados a este punto resulta fundamental ver ejemplos de documentación rigurosa y seria, como estos vídeos del Ingeniero de Montes y experto en incendios de Interfaz Urbano - Forestal, David Caballero. Coordinador, entre otras cosas, del proyecto WUIWatch, que es el observatorio europeo de este tipo de incendios. Para la gente del sector, no hace falta presentación. Para los lectores legos en materia de incendios es un profesional que lleva más de 20 años trabajando concretamente en este tema. Por ello, y dado que la experiencia es un grado, una voz a tener en cuenta. 



Más ejemplos. Raúl Quílez. Doctor Ingeniero en Incendios Forestales que trabaja en el Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia y miembro de la Fundació Pau Costa un artículo sobre el papel de la jardinería privada en los incendios forestales: 

El blog del Doctor Ingeniero de Montes Javier Madrigal, investigador en el INIA: 

Una explicación reciente del cambio de paradigma forestal, el abandono de las zonas rurales y sus consecuencias en cuanto a incendios forestales del Doctor Ingeniero de Montes, investigador y profesor de la Universidad Politécnica de Valencia, Rafael Delgado:

http://samarucdigital.com/2016/10/30/un-estudi-de-la-upv-alerta-de-la-desaparicio-del-paisatge-agroforestal-mediterrani/?lang=es




Todos ellos, gente seria y muy rigurosa, que cuando publica algo en los medios lo hace con conocimiento de causa y sin aspavientos... con base científica y analizando el problema desde todos los puntos de vista. No sólo desde uno. Y desde luego, no pensando en la "popularidad" de sus trabajos, si no en la necesidad de ser objetivos.

Por ello, se puede entender, y hasta compartir, la necesidad de poner en la palestra este asunto. Es importante y es prioritario si se quiere prevenir incendios de forma efectiva. Pero existen formas mucho más eficaces, eficientes y productivas que instar a la incoación un procedimiento judicial.

Se puede entender, y hasta compartir, que se responsabilice en parte a las Administraciones Públicas porque a veces existe dejadez y falta de voluntad real. Pero no es menos cierta la falta efectiva de recursos técnicos y económicos para los Ayuntamientos en muchos otros casos y la indefensión de muchos técnicos municipales.

La culpa de los incendios de Interfaz Urbano - Forestal es de la Dejadez Urbano - Forestal. Así, sin paliativos. Es culpa de la dejadez de los propietarios de viviendas en zonas de riesgo que acumulan materiales inflamables junto a sus viviendas, o depósitos de gas.

Es culpa de las Comunidades de Propietarios que no toman medidas de autoprotección ni de prevención de incendios forestales en sus entornos inmediatos. Que afirman que "yo pago mis impuestos" y que con eso es suficiente.

Es culpa del abandono de los espacios agroforestales y del hecho de que la mayor parte del territorio forestal valenciano (concretamente un 55,2% de las 1,3 millones de hectáreas de terrenos forestales que tenemos) pertenecen a particulares. El 38,6% es de propiedad pública (Ayuntamientos, Generalitat...) y del 6,2% se desconoce su titularidad.

Es culpa de que la titularidad pública se reparte fundamentalmente entre los ayuntamientos, que poseen tres cuartas partes de los terrenos forestales públicos (76%), quedando una menor proporción en manos de la Generalitat (15,4%) y otros entes locales (8,5%), que no siempre tienen recursos para gestionar dichos terrenos. Terrenos que además no producen nada en muchos casos.

Es culpa de que la propiedad forestal valenciana se caracteriza por estar dominada por un minifundio privado (más de la mitad de la superficie privada está formada por explotaciones inferiores a 1 ha) que, además, está fuertemente ligada e interconectada con el uso agrícola. Y esto, claro está, complica la gestión.

Y finalmente, por supuesto que es culpa de las Administraciones. Claro que sí. En algunos casos hay responsables políticos que pasan olímpicamente del tema.

Pero no es lo habitual. Si no toman medidas es porque no pueden (y porque muchas veces los propios particulares, con su actitud, bloquean posibles soluciones si éstas representan tener que poner dinero en SU PROPIA SEGURIDAD).

Miren atentamente esta imagen:

"Autoprotección precaria" de un particular durante el incendio forestal de Cortes de Pallás en 2012. Fuente: Ferran Dalmau-Rovira


Si este señor que aparece en la imagen, que habiendo sido evacuada su urbanización decidió quedarse, que no tenía más que 4 cubos de agua y una manguera de riego, un chándal de fibra sintética (altamente inflamable) y una máscarilla de pintor, en una urbanización que nunca tomó medidas preventivas antes del incendio para protegerse muere durante el incendio, ¿de quién sería la culpa?

Pues eso.

Podemos seguir por el camino fácil y "popular" de culpar a las Administraciones, e incluso denunciarlas. Pero no solucionaremos nada. Al contrario.

O podemos denunciar la Dejadez Urbano - Forestal. Y avanzar por un camino arduo y complicado. Pero más efectivo y productivo. Aquí un ejemplo.

Si en vez de culpables se quieren buscar soluciones hace falta trabajar la pedagogía. El mensaje. Acercar posiciones entre las partes, diálogo, educación y sensibilización. Hace falta cambiar la percepción del riesgo. Y reconectar a la sociedad urbana y urbanita con los espacios agroforestales. Como me ha escrito hoy un buen amigo. "...Esta noticia va totalmente en contra de lo que llevamos años trabajando, lleva al conflicto, a enfrentar posiciones, a no entender la esencia de los problemas (cuyas soluciones en muchos casos son sencillas), a bloquear la situación y convertirla en un escenario cada vez más peligroso...".

Bombers Forestals. Generalitat Valenciana.


De quien les puedo asegurar que no es culpa es de quien se tiene que enfrentar a los incendios forestales. Sea de quien sea la culpa, a estos les toca siempre...



Una lástima, aunque quepa consuelo. Siempre nos quedará echarle la culpa al cha, cha, chá...


divendres, 7 d’octubre de 2016

Informe Técnico: Análisis de la efectividad del sistema SIDEINFO® como apoyo a las operaciones de defensa y extinción en el incendio forestal de Carcaixent 16/06/2016 #IFCarcaixent

El 16 de junio de 2016 la localidad valenciana de Carcaixent, donde el equipo de Medi XXI GSA tenemos nuestra sede principal, sufrió un incendio forestal que arrasó 2.210 hectáreas de masa forestal e impactó contra una zona de Interfaz Urbano - Forestal conocida como Urbanización Colonia Santa Marina.

Imagen de la zona de impacto del incendio forestal de Carcaixent contra la urbanización Colonia Santa Marina. Fuente: Medi XXI GSA

Este núcleo de población disponía desde 2006 del sistema defensivo SIDEINFO® (www.sideinfo.org) del cual nuestro equipo es responsable. Durante estos meses se ha trabajado intensamente para recopilar, analizar y discutir datos sobre el incendio y su impacto contra la urbanización con la intención de aprender, mejorar nuestro trabajo y generar conocimiento que permita abordar con mayores garantías el reto de las emergencias derivadas por fuego forestal en este tipo de entornos.

Fruto de ello presentamos en el día de hoy el trabajo ANÁLISIS DE LA EFECTIVIDAD DEL SISTEMA SIDEINFO® COMO APOYO A LAS OPERACIONES DE DEFENSA Y EXTINCIÓN EN EL INCENDIO DE CARCAIXENT A SU LLEGADA A LA URBANIZACIÓN DE SANTA MARINA EL 16/06/2016 #IFCarcaixent que ha sido elaborado en el marco de colaboración de Medi XXI GSA (www.medixxi.com) con el proyecto WUIWATCH de la Comisión Europea EC-ECHO (www.wuiwatch.org). 



Enlace de descarga del informe: Pincha aquí para descargarlo
Cartografía de la zona del impacto: Pincha aquí para descargar KML Google 


Esperamos que estas lecciones aprendidas sirvan a la comunidad profesional de los incendios forestales y a la ciudadanía en general sobre la necesidad de adoptar medidas preventivas y de autoprotección antes del incendio aplicando aquella máxima ancestral de que es mejor prevenir que curar. 

Cordialmente, 

El equipo de Medi XXI GSA 

#Renaix_Carcaixent #RenaiXent


dilluns, 29 d’agost de 2016

#CipresesARDEN o el día de la marmota...

Recientemente, por desgracia, ha vuelto a la palestra el asunto, manido ya (Sobado, ajado, pasado de sazón, podrido o muy trillado...) de los cipreses y su uso en el ámbito de los incendios forestales publicado por Las Provincias (diario valenciano) y por el programa "El Bosque Animado", de Radio 3 de Radio Nacional de España. Manda *%!@~$... 

A continuación, nuevamente, el colectivo profesional que se dedica a combatir el fuego, y que conoce perfectamente las "bondades" de tan insigne especie, se ha echado las manos a la cabeza. Y no es para menos.

Para que quede claro, y para zanjar definitivamente el tema:

Los cipreses no sirven como barrera contra el fuego. Al contrario, suponen un vector de propagación del incendio especialmente en áreas pobladas con riesgo forestal, y han sido el motivo de que muchas edificaciones ardan.

Efecto de un seto de ciprés sobre una vivienda en el incendio forestal de Calicanto en Torrent en el año 2014. La barrera verde de ciprés arde con facilidad favoreciendo los daños en las estructuras. Fuente: Medi XXI GSA


El simple hecho de tener que estar escribiendo sobre esto ya es de por sí lamentable, y sirve de muestra clara sobre cómo la sociedad moderna es permeable a bulos, barbaridades y otras porquerías que circulan por las redes. 

Y para más recochineo, los medios de comunicación citados, que al parecer en verano andan escasos de noticias y plagados de becarios, dando pábulo a tamaña sandez. Lo más lamentable de todo es que parece que no interesa contrastar la información... y así nos va. Sería muy recomendable que del mismo modo que cuando un técnico (ingenieros, arquitectos...) firma un proyecto, estudio, informe o plan se hace responsable de las consecuencias de lo que suscribe (pudiendo acabar ante un juez, inhabilitad@ o en la cárcel...) otras profesiones cuando firman un artículo y lo emiten a la sociedad tuvieran responsabilidad... especialmente en lo que atañe a las emergencias y la protección civil.

¿Qué pasaría si alguien se ve atrapado por un fuego forestal y se refugia tras unos cipreses? Lo había leído en la prensa... o escuchado por la radio... ¿Tendrían responsabilidad penal o administrativa las personas (ir) responsables que emitieron dicha información? ¿Deberían tenerla?

Noticia que originó la polémica en 2012. El titular es una auténtica barbaridad. Artículo de este mismo blog que desmiente la barbaridad del artículo del periodista de El País, Joaquín Gil.




A cada artículo aparecido en prensa le suceden otros muchos denunciando la barbaridad. Pero no aprendemos. 

Y no se entiende que haya recursos (muchos euros de dinero público en forma de proyecto europeo) para estudiar estas cosas y que los Bomberos Forestales estén cobrando una miseria por apagar incendios y no haya en algunos operativos dinero para emisoras o mangueras, o no se invierta en gestión agroforestal para reducir el riesgo de Grandes Incendios Forestales... pero es la sociedad que nos ha tocado vivir... y si se quiere mejorar habrá que revisar las prioridades.


Cierto es que cada vez que sacan el tema, se producen reacciones entre los profesionales de los incendios forestales, que algo entienden del fuego,... básicamente de tres tipos: o nos escandalizamos o nos echamos unas risas... de hecho el cachondeo en el gremio agroforestal / ambiental a este respecto es considerable, o tratamos de aportar información que contrarreste tanta irresponsabilidad. Algunos ejemplos:

Ironía fina y sarcasmo ante un hecho... los cipreses ardieron...  y lo cuenta gente que apaga incendios forestales y sufre los efectos de este tipo de "barreras" verdes. Fuente: Twitter @talaya1979


Conversación en tono jocoso respecto a la vegetación ignífuga. Fuente: Twitter @Preven_IIFF_CV

Información sobre otros ejemplos de zonas con cipreses arrasadas por el fuego. Fuente: Twitter de Xarxa Forestal (Balears) @xarxaforestal

Tuit del responsable del Departamento de Protección Civil y Emergencias del Ayuntamiento de Alcoi con ejemplos locales de cipreses que arden bajo en hastag #CipresesARDEN. Fuente: Twitter @Quique_Blanes


Lo que está claro es que el temita de los cipreses ya cansa. Y aunque tomarlo con humor sea una opción, es algo serio. Afecta a la seguridad de las personas que viven en zonas con cipreses, y a quiénes combaten los incendios. Por ello much@s nos tomamos tantas molestias... 

Como colofón a esta entrada, una muestra de los últimos casos de cipreses afectando a viviendas que hemos documentado. Fue en Carcaixent, en el incendio de junio de 2016.

En el primer ejemplo, no se quemaron los pinos (¿ignífugos? xD) y sí se quemó la barrera verde de ciprés pese al aporte de agua... y en el segundo (Ejemplo 2) los cipreses ubicados alrededor de la vivienda provocaron que la estructura fuese destruída en su totalidad. Las imágenes mostradas son sólo algunas. A título ilustrativo. Tenemos cientos de ellas. 

Juzguen ustedes mism@s...


Ejemplo 1. Masa de pinar poco afectada al fondo de la imagen. Barrera de ciprés arrasada por el fuego. Incendio Forestal de Carcaixent, junio de 2016, en Valencia. Fuente: Dalmau - Rovira, 2016 



Ejemplo 2. Efectos de la radiación sobre la edificación rodeada de cipreses. Literalmente actuaron como un horno emitiendo calor que afectó a la vivienda.  Incendio Forestal de Carcaixent, junio de 2016, en Valencia. Fuente: Dalmau - Rovira, 2016

Ejemplo 2. Esquema de propagación del fuego de los cipreses a la vivienda destruída.  Incendio Forestal de Carcaixent, junio de 2016, en Valencia. Fuente: Dalmau - Rovira, 2016

Ejemplo 2. Vista panorámica de la vivienda afectada. Zona llana, y vivienda con franja de separación rodeada de una barrera verde... de cipreses. Incendio Forestal de Carcaixent, junio de 2016, en Valencia. Fuente: Dalmau - Rovira, 2016

Bonita marmota. Fuente: Twitter @BosqueHabitado





dijous, 4 d’agost de 2016

#IFJedey Incendios forestales en el Archipiélago Canario, y la muerte de un Agente de Medio Ambiente...


Hace un par de semanas nos escribieron desde "El Espejo Canario", magazine radiofónico del archipiélago, para concertar una entrevista sobre el problema de los incendios forestales en las islas. Tuvimos la ocasión de trabajar con muchos profesionales de los medios de comunicación gracias a un curso para profesionales de la comunicación organizado por el Cabildo de Gran Canaria. Y fue un placer ver su buena disposición a aprender y a mejorar la información que aportan a la sociedad.

Curso sobre incendios forestales para profesionales de la comunicación. Gran Canaria, 2016
Fuente: Medi XXI GSA

Las personas que nos propusieron la entrevista participaron en el curso que tenía por objeto ayudarles a mejorar su seguridad y la información que elaboran. Tras conocer nuestro trabajo consideraron que podíamos aportar información útil en su programa y nos invitaron a participar. 

Por desgracia nos ha tocado hablar justo con el incendio forestal de Jedey activo, zona del Parque Natural de Cumbre Vieja, entre El Paso y Los Llanos de Aridane. 

Podéis escuchar el audio aquí. Entrevista a Ferran Dalmau - Rovira, Director de Medi XXI GSA el 04/08/2016 en El Espejo Canario.

Conocemos bien aquella isla bonita. Tuvimos la fortuna de compartir tiempo y espacio con la buena gente del Parque Nacional de La Caldera de Taburiente y también del Cabildo de La Palma durante ejercicios prácticos de defensa contra incendios precisamente... maldita casualidad. 


Participantes en ejercicio operativo de defensa contra incendios forestales. La Palma, 18/09/2015


Vaya por delante nuestro reconocimiento a la labor de todo el operativo, a las familias y amigos que lo pasan mal cuando esta gente sale de casa a jugarse el tipo para apagar un incendio. Bomberos Forestales del Cabildo, del Parque Nacional, Agentes de Medio Ambiente, BRIF de Punta Gorda, Unidad Militar de Emergencias, agrupaciones de Protección Civil, AEA,... y especialmente a los que han pagado el precio más alto por defender los bosques de tan bello enclave. 

Ánimo a los amigos y compañeros que a estas horas luchan por proteger el patrimonio natural palmero y de todos los que apreciamos Canarias.

Respecto al desgraciado fallecimiento del Agente de Medio Ambiente, honremos su memoria y la de tod@s aquellos que dieron su vida en la lucha contra el fuego aprendiendo de los errores. Honremos su memoria, su esfuerzo y la causa por la que dieron su vida gestionando nuestros bosques y tratando de que no vuelva a ocurrir.  

Descansa En Paz Francisco Santana. Agente de Medio Ambiente del Cabildo de La Palma. 
Servidor Público que dio su vida en la lucha contra incendios forestales en julio de 2016.




Respetuosa y afectuosamente, 

en nombre de todo nuestro equipo

Ferran Dalmau - Rovira
Ingeniero Forestal. Técnico de Emergencias. Director de Medi XXI GSA

Francisco Quinto Peris
Ingeniero de Montes. Responsable del Área de Ingeniería y proyectos de Medi XXI GSA

Ivan Furó Picot
Ingeniero de Montes. Técnico del Área de Ingeniería y proyectos de Medi XXI GSA

dimarts, 26 de juliol de 2016

L'extinció és resposta, però no la solució...

Anava cap a casa dels meus pares quan he vist a un imprudent (per no utilitzar adjectius més desagradables...) tirar un cigarret per la finestra en una carretera que transcorre per zona forestal.

M'he indignat. Molt, de fet. Especialment perquè fa poc va cremar Carcaixent, va cremar Bolbaite, i hui estaven cremant Tavernes de la Valldigna i Artana.

M'he indignat perquè els focs d'ahir els provocaren altres imprudents. I perquè sembla que l'estupidesa humana no té límits. Per això, com que no acabarem de moment amb les imprudències, solament podem treballar. I cal fer-ho en dos fronts. L'educació (pedagogia forestal) i l'escenari en el que volem jugar la partida contra el foc... (gestió forestal). Tavernes una bengala... Artana una crema agrícola... i és que "el sentit comú és el menys comú dels sentits...". Malauradament.

I així ens va...

Vaja per davant el meu respecte, ànim i reconeixement a les persones que es juguen la vida en els incendis forestals per culpa d'imprudències estúpides comeses per imprudents... 

Hui toca replicar un article publicat fa poc més d'un mes al diari. La resposta al problema forestal requereix consciència (via educació) i requereix millorar l'escenari (via gestió).

Però sobretot, requereix trellat. I d'això, per desgràcia, no anem sobrats. 

Incendi forestal d'Artana (25/07/2016). Causa: imprudència 


Article publicat en el diari Levante - emv (21/06/2016)

Ferran Dalmau Rovira. Enginyer Forestal

La primera lliçó que hem d'aprendre després de l'onada d'incendis que es multipliquen en aquests dies per tot el territori valencià és que cal passar ja d'una actitud reactiva a una proactiva. La societat actual s´ha desnaturalitzat i viu d´esquenes als espais naturals als quals solament acudeix en un sentit lúdic o esportiu. La societat ara és més urbana del que mai abans ho havia estat. I això té conseqüències directes en els incendis forestals. La percepció social sobre la muntanya en general i sobre la gestió forestal en particular és totalment urbana, en molts aspectes no adequada a la realitat rural. Es al cap i casal o es prenen les decisions que afecten al món rural, generant conflictes. La societat urbana no coneix el foc. La imatge és la d'un gran front de flama que arrasa amb tot. Es parla des del desconeixement de l'impacte de cada incendi sobre la vegetació. No es coneix el concepte severitat. No hi ha consciència sobre el fet que un foc genera resultats molt variables i que afecta de forma diferent a la pastura, el matoll o l´arbrat, segons la intensitat, altre concepte desconegut.

Un punt de vista distant respecte a les conseqüències sobre la població condiciona les polítiques territorials que en l´actualitat no són adequades per a una realitat socioeconòmica i geogràfica complexa i desvertebrada. Hi ha necessitat d´una educació forestal col·lectiva, determinant a l'hora de fer entendre els missatges relacionats amb els incendis a la població urbana, que majoritàriament condiciona les decisions polítiques.


Incendi forestal a Tavernes de la Valldigna. Causa: imprudència.
En este sentit els mitjans de comunicació i les xarxes socials suposen una oportunitat clara i potent per a la difusió dels missatges correctes. A més, són una eina operativa que pot ser utilitzada com canal informatiu a la població. Però això s´ha de preveure abans de l´incendi. La societat urbana moderna ha delegat la competència en emergències. I en eixa tendència les administracions públiques han hagut d´assumir quasi en solitari la responsabilitat de lluitar contra els incendis forestals. Durant dècades les administracions s'han centrat en tractar d'evitar que es generen incendis. A més, s´ha procurat donar una resposta reactiva tan ràpida i contundent com fora possible per apagar els que es produeixen.

El problema és que s´ha arribat a un punt en el qual la política reactiva es veu superada per incendis que estan fora de capacitat d´extinció. Hi ha tanta llenya per cremar que ni amb el doble de bombers forestals se poden apagar. Per eixe motiu, la prevenció en el marc d´una política proactiva orientada a actuar abans de que es produeixca l´incendi és l´única via factible per a solucionar el problema. Si a mig termini no s'intervé en modificar l´escenari de foc a escala de paisatge poc podran fer més helicòpters, avions, bombers forestals o exèrcit. Cal establir polítiques territorials proactives i preventives envers les reactives, compromeses amb el control de la vulnerabilitat dels espais agroforestals i els seus entorns d'interfase urbana-forestal. Paisatges i nuclis resistents al foc. Cal convertir l´amenaça en oportunitat: l´oportunitat de la gestió forestal sostenible.




dimarts, 12 de juliol de 2016

EL CANVI DE PARADIGMA FORESTAL I LA SOCIETAT URBANA (o què bonito es vivir en el campo, però com es nota que no tens ni idea del que implica, "mante"...)

Amb aquest títol tan sugerent (el text entre parèntesi és collita pròpia) ha publicat la premsa un article necessari de Rafael Delgado, Doctor enginyer forestal, professor de la UPV en la qual milita ensenyant als futurs enginyers a estimar-se el territori, i Director del CEIC Alfons el Vell de Gandia, que no és per a res poca cosa. Tinc el plaer d'haver compartit bones experiències professionals amb Rafa en la UPV i ara després d'haver deixat la Universitat. I he de dir que és una persona acuradíssima a l'hora de la feina.

A banda d'una persona culta i intel·ligent, és una persona compromesa amb la societat. I tinc l'immens plaer d'haver parit un llibre d'enginyeria de projectes per al medi natural des d'una perspectiva ambiental i de sostenibilitat per a l'editorial de la Universitat Politècnica de València. Per això en aquesta ocasió en lloc d'escriure jo, reproduiré fil per randa el magnífic article que ha publicat.

L'ecologisme urbanocèntric no pot pretendre (i ho pretén a diari) decidir per les persones que admirablement han decidit resistir al món rural. Caldrà escoltar-los (als que hi viuen), no?

És molt bonic viure en el camp (com irònicament està subtitulat el post) però la inconsciència (manca de consciència) i el desconeixement urbà de la realitat rural ja han condicionat massa la vida al camp. I per contra el "tota la vida s'ha fet així" tampoc val ja. El món rural també ha d'evolucionar cap a preceptes de sostenibilitat imprescindibles en el segle XXI.

Subscric paraula per paraula les formes, el plantejament i la necessitat que reflexa l'article. Cal deixar el dogmatisme (d'uns i d'altres) i l'actitud de "el que jo pense és millor que el que penses tu perquè ho dic jo..." . Ens cal trellat. I evidentment ens cal gestió forestal sostenible. La biomassa és una possibilitat però no l'única. Hi ha més.

Però si des de certs sectors social se criminalitza s'està perjudicant al món rural. L'aprofitament de la biomassa forestal no és bo ni dolent per ell mateix. Dependrà de com, d'on, de quant... i com aquest, molts altres exemples...


Treballs d'Ordenació Forestal Sostenible desenvolupats per Medi XXI GSA al terme municipal de Vilafranca (Alt Maestrat). Font: Medi XXI GSA

Cal començar a treballar sota preceptes tècnics, científics i de sostenibilitat realista. Cal deixar els plantejaments bucòlics i idíl·lics de "la vida en el campo"... 

Recorde les paraules plenes d'ironia i encert de l'alcalde de Segorbe al darrer Congrés Forestal. "qué bonito es vivir en el campo...", que sí, és bonic. Però és dur. I més quan des de les zones urbanes no s'articulen mesures per a fer-ho més sostenible.

Gràcies Rafa. Pel trellat, i per la feina.

Enhorabona.

#Salut, #trellat i #sostenibilitat.

Rafael Delgado Artès. Doctor enginyer forestal.




El canvi de paradigma forestal i la societat urbana

És evident que el segle XX ens ha portat molts i ben grans canvis de tota mena: socials, tecnològics, culturals... Tot i això, per a molts autors el més important de tots per la seua magnitud, transversalitat i transcendència en el territori i en el futur ha estat el procés que es coneix com a “desagrarització”, que té distintes conseqüències i manifestacions, com ara la despoblació rural i per tant la desertització d’amples zones de territori. 

Aquest és un fenomen comú dels països desenvolupats, però que al nord d’Europa va esdevindre de manera gradual al llarg de dos segles (amb una profunda revolució industrial pel mig, al segle XIX) mentre que a casa nostra s’ha produït de manera brusca i recent, principalment en la segona meitat del segle XX, amb efectes aguts i grans desajustos, sense possibilitat d’atenuació ni de reutilització dels recursos.

Les dades parlen: entre 1960 i 1975 la meitat (!) de la població rural del País Valencià desapareix. Actualment, en la majoria de les nostres comarques interiors estem per baix de 10 habitants per km2 i aquest procés, lluny d’aturar-se, està en plena evolució ja que les projeccions demogràfiques sobre una població actual extremadament envellida, situen moltes comarques per baix de 5 habitants per km2 en menys de dues dècades. Una densitat de població actual clarament inferior a les estimacions de diversos autors sobre la densitat de població neolítica del nostre territori (ai làs!). 

Com a conseqüència, el cessament de les (mil·lenàries) activitats pecuàries i agroforestals en la major part del territori rural ha produït una acumulació de biomassa forestal desconeguda en la història, entre altres efectes. El canvi de paradigma és clar i indiscutible: per primera vegada des del neolític s’abandona massivament l’aprofitament dels recursos del sector primari. Dins d’aquest sector, el protagonisme de la cobertura forestal del sòl front a l’agrícola és clara i en augment i també per primera vegada la producció del recurs forestal supera la demanda. A una escala clarament observable, tothom pot observar l’inexorable, ràpid i continu abandonament actual de les zones agrícoles intermèdies de secà (principal ús del territori).

Què hi farem! Ja sabíem que som un país d’extrems (per cert: que sovint reprodueix el comportament dels sistemes ecològics immadurs). Heus ací que en mig segle hem passat de la desforestació més absoluta a una forestació mai coneguda des de fa 8.000 anys, segons tots els estudis. Un canvi brusc que no sembla ser del tot bo, perquè les pèrdues són importantíssimes i de ben diversa índole: culturals, socials i econòmiques, però també ecològiques entre d’altres, sense possibilitat de marxa enrere, si atenem les previsions. Els principals valors dels paisatges mediterranis per als distints organismes internacionals (IFIE, FAO...), basats en la seua estructura en mosaic agroforestal, estan seriosament amenaçats de desaparèixer per la fi de la gestió mil·lenària. 

Mentrestant, la percepció social –majoritàriament urbana i cada vegada més- del fenòmen és clarament esbiaixada i intermediada pel relat dels mitjans de comunicació i un ecologisme urbanocèntric, sovint basat en eslògans interessats, que no entén el món agroforestal i que el discrimina en el paper de jardí de darrere de la ciutat, sotmès a tot tipus de limitacions (més de la meitat del territori forestal està protegit i en un terç dels casos per més d’una figura), a més d’una desestructuració a tots els nivells i una infradotació insostenible. La societat urbana (bastant poc sostenible per cert) imposa el seu relat i les seues normes sobre un territori que majoritàriament desconeix; despoblat i envellit.

La magnitud actual dels incendis forestals, dins de la seua gravetat, és sols un símptoma de la situació. Però jo no els voldria magnificar ni posar-los en el centre de la qüestió forestal. És cert que front als incendis forestals de quarta generació, de centenars de milers d’hectàrees, la resposta de la societat urbana és únicament invertir més diners en uns mitjans d’extinció caríssims i mirar cap a un altre costat la resta del temps (algú ha comparat el que costen els mitjans aeris en un sol incendi en relació al que costa la planificació i gestió del bosc....?). Això és greu, però ja està bé de recordar-se de Santa Bàrbara només quan trona! Cal abordar la situació en positiu. 

El nou paradigma forestal, irrefutablement, ha vingut per a quedar-se i a ell cal respondre sense les trampes al solitari que tant ens solen agradar i que cal defugir. Mirem al futur i no al passat i a partir del nou escenari, planifiquem: lluny de ser un problema, el medi forestal és una oportunitat, una font de múltiples béns i serveis renovables i sostenibles per al futur i no ha de tenir un sol objectiu, perquè és extens, transversal i multiproductiu per excel·lència. Apostem per la gestió dels recursos naturals (pels sectors primari, secundari i terciari) amb sostenibilitat, basant-nos en criteris tècnics aplicats i no ideològics ni d’opinió, i demanem a l’administració que assumesca el paper que li pertoca. Cal desenvolupar i generar riquesa als espais agroforestals i rurals mitjançant la integració dels sectors productius de proximitat, especialment el primari. Creguem-nos d’una vegada la cohesió territorial, el desenvolupament sostenible i la gestió dels recursos renovables. 

La situació, reconeguda per diversos organismes internacionals, és suficientment seriosa per escoltar els tècnics competents i allunyar-nos del terreny de l’opinió banal i de les converses demagògiques que aviat ens podrien portar a conclusions tan irrellevants com conèixer el nom del pròxim seleccionador nacional.

Rafael Delgado Artés.

Doctor enginyer forestal i professor de la UPV


Imatge del IV cicle de conferències de ciència i tecnologia de La Safor que abordaren el problema de la desagrarització. Font: CEIC Alfons El Vell